Segunda jornada del Festival

La segunda jornada del III Magistral de Salamanca – Cuna del ajedrez ha dado lugar a otras batallas apasionantes.

El ritmo de juego es de 40 minutos por jugador más 5 segundos adicionales por jugada. Es un ritmo a medias entre el clásico y el rápido. El jugador se tiene que guiar mucho por decisiones intuitivas y tiene la posibilidad de profundizar un poco más en dos o tres momentos puntuales de la partida -llámense posiciones críticas-.

Los jugadores que ocupaban ayer las primeras posiciones, Topalov y Salimova, la joven promesa de 17 años campeona del mundo sub-14, se anotaron los dos triunfos de la primera jornada curiosamente ante dos de las participantes: Paethz y Skripchenko en el caso de Topy y Skripchenko y Sabrina Vega en el caso de la jugadora búlgara.

 Un buen inicio en un torneo de 7 partidas es, desde luego, muy importante, para las aspiraciones de una jugadora que debuta en este tipo de eventos de elite. Pero hoy tuvo que ceder contra dos jugadores muy fuertes.

Almira, que lleva un año sin jugar ajedrez, tiene que coger ritmo. Y este no es un torneo para ir rodándose poco a poco. Así que sus tablas en la tercera ronda con Paethz, otra jugadora con 0 puntos, le sirve para estrenar casillero.

La preciosa sala de juego, la Sala de Pinturas del Edificio histórico de Fonseca, alberga a los ocho jugadores, al árbitro, periodistas, fotógrafos y miembros de la organización. Los miles de escuchantes gracias a la plataforma habilitada por la organización sustituye con éxito la ausencia de público, ajustándose al riguroso protocolo establecido. La seguridad es muy importante.

 A priori, las partidas de la tercera ronda interesantes eran Shirov-Salimova, Iturrizaga-Anton y Vega-Topalov. Salimova cayó en una posición de doble filo pero muy del agrado de Shirov, que se relamía a medida que se iba abriendo el centro. Fue una partida en la que no debió desgastarse mucho. Iturrizaga consiguió ventaja después de una apertura equilibrada pero un fuerte contragolpe inesperado con Da4 permitió a Antón zafarse de la presión y lograr el empate. Sabrina, que también tuvo un mal día ayer, consiguió buen juego en la apertura y no quiso sorpresas, cerrando todas las opciones a Topalov. Al final tablas.   

 

En la cuarta ronda, en Salimova-Iturrizaga se impuso la veteranía del hispano-venezolano en una estructura tipo Indobenoni. Su Ccd3 fue muy elegante y después del golpe Cxb2 se terminó la partida. Paethz planteó la apertura de forma muy sólida y los intentos de Antón por desequilibrar finalmente dieron su fruto, pero en un final favorable permitió escapar con tablas a la jugadora alemana. Y Skripchenko-Vega fue un Ataque indio de rey con el habitual ataque blanco en el flanco de rey y, de las negras en el flanco de dama. Sabrina se defendió con una maniobra de dama interesante pero, en el momento culminante, Skripchenko se equivocó y perdió pieza. Y Topalov-Shirov no defraudaron con su empate. En una semi-eslava, el excampeón mundial logró cierta ventaja y pareja de alfiles, pero Shirov logró un contrajuego fantástico en el final y con jugadas precisas logró el empate.

Topalov y Shirov van en cabeza con 3 puntos. Mañana viernes, más ajedrez de quilates.